jueves, 24 de octubre de 2013

Merkel espiada ahora por la CIA y el Rey desde hace 40 años

¡Por fin alguien se escandaliza! Angela Merkel es la primera dirigente europea que levanta la voz a Obama por lo que sin duda es un espionaje de sus conversaciones y mensajes de teléfono móvil. Es verdad que no se indignó tanto cuando el control telefónico afectó a millones de alemanes, pero al menos se ha escandalizado cuando sus servicios secretos le han dejado claro que ha carecido de intimidad en los últimos tiempos. 
Que quede patente que la primera en montarle el pollo a Obama, el hombre que pasará a la historia por ser el que menos se ha merecido el Premio Nóbel de la Paz, fue la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que le dejó plantado en una cita que tenían -iba a visitar Estados Unidos-, por el espionaje masivo a sus ciudadanos y políticos. Aunque, como conté ayer, Brasil está en la lista de enemigos de Estados Unidos, mientras que Alemania está en la de aliados, aunque no de grandes amigos.
Merkel no habría montado el lío contra Obama a no ser que tuviera la certeza de que la NSA y la CIA habían escuchado sus conversaciones -siempre privadas- con cargos del gobierno, amigos de la infancia , su familia y hasta con un amante, si es que hubiera sido el caso. Otra cosa es tener la certeza, que en estos tiempos que corren solo la puede ofrecer aparecer en los papeles de Edward Snowden, el ex agente de la NSA que se llevó cruda su forma de funcionar y que los periodistas están tostándola para que la sociedad se entere.
Las quejas de Merkel quedarían en nada si alguien tan correcto políticamente como el rey Juan Carlos decidiera levantar la voz. Hace ahora 40 años que agentes del SECED, como se llamaba el CNI en la época de Franco, descubrieron que el entonces príncipe tenía micrófonos escondidos en su residencia del palacio de la Zarzuela. Habían sido los estadounidenses, sin ninguna duda, le explicaron. Reacción: ninguna, porque en España hacían lo que querían. Después hubo episodios similares hasta que hace unos años el director del servicio secreto le alertó para que tuviera más precaución con sus llamadas privadas por el móvil. Incluso le explicaron que los mensajes de texto que tanto le gusta enviar son fácilmente interceptados.
El hecho es que es genial que Merkel se queje. Pero que también lo hagan otros, incluido el rey.

2 comentarios :

  1. Hola Fernando.
    Me encanta la idea de este blog, prometo estar atento a lo que publiques en él.

    Respecto al tema de la entrada, recuerdo que, hace años, un oficial del Ejército del Aire contó que, en los años 40 y 50, aviones británicos violaban nuestro espacio aéreo porque no teníamos capacidad de evitarlo.

    Supongo que con el espionaje tecnológico de hoy pasa lo mismo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muy Buen Blog !
    Los invito a visitar mi blog !
    http://geraldocapillo.blogspot.com/
    Gracias !

    ResponderEliminar